¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Parte 4 de 4: Conclusión. Moraleja personal y equipaje de futuro

Parte 4 de 4: Conclusión. Moraleja personal y equipaje de futuro

Como emprendedor deberás tener tus propias vivencias y recorrer tu propio camino, que te enseñarán los errores que es mejor no cometer y los aciertos que deberás repetir para que tu negocio evolucione y se desarrolle lleno de bienestar y prosperidad.

 

Los clientes y el mercado con seguridad serán una de tus prioridades, y de su adecuada identificación, vinculación y administración, dependerá gran parte de tus logros.

 

Aprender de los errores es de sabios, e interiorizar la razón del porqué son en si mismos fallos es mayor sabiduría.

 

Es natural que quieras abarcar todo el mercado disponible para tu negocio, y venderle al mayor número de clientes posible, porque en un principio crees que te representará más ingresos y prosperidad.

 

Pero cuidado, la experiencia nos enseña que el que mucho abarca no logra lo que espera, y que es mejor el enfoque de mercado y de clientes.

 

Porque el negocio se desgasta, es ineficiente, improductivo, y muy poco efectivo, cuando intentas atraer a todo el mercado sin distinción.

 

Porque los clientes no se sienten atendidos en forma personalizada, especial, con afinidad, y servicio especial, cuando te vuelves un generalista y un todero, en lugar de identificarte como un especialista.

 

Porque el foco te da beneficios y sensaciones de placer, mientras que el desenfoque te genera insatisfacción y desorden.

 

Porque la estrategia, los objetivos, las porterías y los goles, te organizan, te integran, te hacen ver como una orquesta y te permiten tocar una sinfonía, para que sea escuchada por el cliente objetivo.

 

Porque es mucho más fácil y práctico atender una menor cantidad de clientes en mejor forma, que intentar atenderlos a todos de cualquier forma.

 

Porque las actividades se deben organizar, darles su importancia y definirles las prioridades. De la misma forma los clientes se deben organizar, darles su importancia y definirles las prioridades.

 

Porque los objetivos se deben subdividir en partes más pequeñas y manejables, y los mercados se deben segmentar en partes más pequeñas y manejables, para que se puedan obtener con eficiencia y efectividad.

 

Porque es mejor ir de menos a más, que intentar ir a por todo y regresar con las manos vacías. Como dice el dicho el que va por lana sale trasquilado.

 

Porque sin importar el tamaño de la tarta o pastel, siempre se debe dividir en pedazos, para proceder a comer cada uno de ellos y no a la vez. Esto te permitirá digerirlo mejor y no indigestarte.

 

Porque los clientes son diferentes y la competencia existe, y la mejor manera de enfrentar la competencia y satisfacer a los clientes, es diferenciándote y especializándote en lo que haces.

 

Porque el cliente desea ser tratado de forma personalizada y como único, y la mejor forma de lograrlo es agrupando y dividiendo a los clientes por afinidades.

 

Porque con seguridad ya lo intuías, y solo necesitabas una justificación para dedicarte a lo importante y prioritario. Nunca intentes abarcar todo el pastel de clientes.

 

Gracias.

Soraya Bayo

Coach certificada y Formadora.

 

 

Deja un comentario

SUBIR