¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Parte 1 de 4. Errores comunes de un emprendedor y cómo evitarlos

por / miércoles, 04 febrero 2015 / Publicado enemprendedores, marketing, Negocio Coaching, Vende tu Coaching, ventas

Errores comunes de un emprendedor y cómo evitarlos con éxito. 

*** Error: Querer abarcar todo el pastel de clientes, ¿Cuáles son mis clientes?

Descripción del error. Parte 1 de 4 

Todo emprendimiento parte de la producción o comercialización, de uno o varios productos y/o servicios, para luego ofrecer y vender a los consumidores que los necesiten o deseen adquirir.

 

Un error muy común del emprendedor es querer ofrecer y vender su producto o servicio, a toda cuanta persona se le ocurra y se le presente. ¿Por qué? Parece muy natural y lógico pensar que no es necesario negarle el servicio ni la venta del producto a ninguno, lo cual es cierto, porque al fin y al cabo representan ingresos.

 

Entonces, ¿Dónde está el error? El error no consiste en negar o restringir las ventas a las personas, sino en tratar de orientar estratégicamente el negocio a un segmento muy amplio de consumidores potenciales, que no nos desgaste innecesariamente, nos haga perder el foco y la especialización, y nos impida competir con éxito.

 

Explicación paso a paso:

  1. Orientación estratégica del negocio

Todo negocio y emprendimiento debe buscar un norte, un punto en el horizonte a donde dirigirse y a donde llegar. El producto le define parte del norte, porque no será lo mismo vender alimentos que vestidos, a pesar de que ambos son necesidades primarias, los alimentos son productos perecederos que deben consumirse de forma rápida para evitar su deterioro, lo cual nos determina una determinada logística de almacenamiento y distribución.

 

El segundo aspecto que determina en forma importante el norte del negocio son los clientes, porque no será lo mismo vender alimentos de uso común como el arroz y las patatas, que vender alimentos más refinados como caviar o langosta. De entrada podrás darte cuenta que en el primer caso, el mercado de clientes potenciales es más amplio que en el de los alimentos especiales e importados.

 

Para la venta del caviar y langosta, es más fácil identificar y restringir el mercado objetivo de clientes, a una clase de niveles altos de ingresos, que les guste la comida exótica y dentro de ella, la comida de mar o de río.

 

¿Pero que ocurre con la venta de comida básica como el arroz y las patatas?, nos parecerá muy natural venderle a todas las personas y enfocarnos como mercado objetivo a toda la población del país y si es posible a nivel internacional.

 

Recuerda que la especialización te da orientación estratégica de negocio, un apoyo invaluable para lograr el éxito en tu emprendimiento.

 

  1. Desgaste innecesario por querer abarcar mucho mercado

Si queremos vender a un segmento muy amplio de mercado y clientes objetivo, nuestros esfuerzos de venta, distribución, gestión y publicidad, serán mayores que si nos enfocamos a un segmento específico, como podría ser, la venta de arroz con vitaminas para los niños y jóvenes, que necesitan crecer sanos y fuertes.

 

Es lógico pensar que si queremos vender a 1.000 personas serán menos los recursos y esfuerzos, que si por el contrario deseamos vender a 1.000.000 de personas, y en especial si se encuentran dispersas en variados lugares.

 

Recuerda que el foco y segmentación de mercado te apoyará para que gastes menos y te desgastes mucho menos en tu empeño, logrando más y mejor.

 

  1. Perder foco y especialización

No es lo mismo vender arroz y patatas a todo el mundo, que venderlo con enfoque en los niños y jóvenes promocionando sus bondades alimenticias para que crezcan sanos y fuertes. En este segundo caso, vemos con claridad como se nos abren las oportunidades de realizar campañas de publicidad, cerca de los colegios y universidades, orientarnos a las mamás con niños pequeños para venderles los beneficios de estos alimentos, y hasta realizar campañas por facebook e internet ya que son medios muy visitados por este segmento de consumidores potenciales.

 

Si tratáramos de hacer lo mismo para todo el público, las ideas no nos fluirían con la misma naturalidad, ya que todo lo que hagamos podría estar bien o mal, y podría darnos resultados o no, lo cual sería más difícil de determinar, debido a nuestro desenfoque.

 

Recuerda que el foco y la especialización le aporta a tu negocio, le da direccionamiento y misión a la gente que trabaja en el mismo, le aclara el panorama al mercado y los clientes potenciales, y te diferencia, lo cual es la base para competir con éxito.

 

  1. Impedir competir con éxito

Cuanto más amplio tengas tu mercado, mayores y mejores competidores te aparecerán para ganarte la partida. En el caso de la venta general de arroz, competirás con todo supermercado, tienda, grandes almacenes, y plaza que exista. Mientras que en la venta de arroz saludable para niños y jóvenes, de entrada ya posicionas una diferencia que te hará especial, y si además le añades la inclusión de paquetes pequeños y arroz precocido para que se pueda incluir en las comidas de los niños, lograrías especializar la distribución en las tiendas o empresas destinadas a los colegios, lo cual te daría un valor añadido y un plus extra.

 

Recuerda que el objetivo del emprendimiento es satisfacer necesidades, brindar, ofrecer soluciones y lograr la preferencia de los clientes, lo cual logras si compites con enfoque y valor.

 

 

Deja un comentario

SUBIR